Cara

Descubre: Qué es y para qué sirve el agua micelar

En los meses de calor, el agua es imprescindible. Eso incluye a la micelar, porque también nos libera del molesto sudor y nos ayuda a mantener una correcta hidratación, aunque a un nivel cutáneo. Para que sepas para qué sirve y qué es exactamente, hemos preparado este artículo.

El objetivo es dejar claras las razones por las cuales deberías tener ya uno de estos cosméticos entre tus imprescindibles. Por supuesto, tendrás que darle un uso a diario, porque los beneficios en tu rostro se notan de forma casi inmediata.

Además, como se trata de un producto muy respetuoso con la piel, es apto para todo tipo de dermis. No solo eso, pues también es adecuado para tu economía, ya que no son cosméticos caros y, en cualquier caso, merece la pena hacer una pequeña inversión en ellos.

Al menos, eso es lo que te quiero demostrar en los siguientes párrafos. Así que presta mucha atención, porque comenzamos con el resumen que va a cambiar tu manera de cuidar la tez para siempre.

¿Qué es lo que debes saber sobre el agua micelar?

Vayamos a lo más básico, porque hay mucho que contar. Lo primero, por supuesto, es explicar un poquito en qué consiste el agua micelar, aunque lo haremos de manera sencilla y sin meternos en cuestiones más técnicas, para que resulte fácil de seguir.

De entrada hay ciertos aspectos que vemos a simple vista, como que su aspecto, textura y consistencia son muy similares a los del agua de grifo de toda la vida, porque también es incolora y ligerita. Además, es igual de suave con nuestro cutis, así que es apto para todo el mundo.

El motivo de esta apariencia es que está formado a base de micelas, unas moléculas que también consiguen atraer, capturar y aislar las partículas de suciedad que se hayan acumulado en la superficie de nuestra dermis a lo largo de la jornada.

Gracias a ello conseguimos librarnos del sebo, el polvo, el polen y todo lo que se nos ponga en el camino, porque disuelve estos elementos por completo al actuar como un poderoso emulsionante que libera los poros y permite que la zona se oxigene.

Como resultado, reduce el acné y mejora el estado general del cutis al mantenerlo bien hidratado y devolverle la elasticidad perdida, lo cual evita que salgan arrugas y otros hoyuelos de cualquier tipo, al mismo tiempo que le devuelve la elasticidad perdida.

En definitiva, ofrece una limpieza en profundidad. Aunque lo mejor es que el agua micelar consigue todo esto con eficacia, respetando el estado de tu dermis. A la vez, se absorbe con velocidad y sin dejar restos grasos o una sensación pegajosa a posteriori.

¿Por qué es apto para todo el mundo?

Aunque hemos mencionado en el punto anterior que el agua micelar por norma general es adecuada para cualquier tipo de piel, aquí vamos a explicar un poquito mejor el motivo, para que entiendas por qué te será de tanta utilidad.

Como ya se ha comentado, su formulación es muy similar a la de la dermis, así que no resulta nada agresiva en ella. Si además te buscas una opción sin parabenos, irritantes o sustancias nocivas, no tendrás que preocuparte por alergias o reacciones adversas de cualquier tipo.

En caso de que tengas problemas de sequedad, estás de enhorabuena, porque este producto aporta un ligero nivel de nutrición que fomenta la elasticidad de las células cutáneas y permite que el rostro se recupere en tiempo récord.

Además, como limpia la zona, logra que el resto de cosméticos que utilices a posteriori penetren más a fondo y, por tanto, actúen con mayor eficacia. Por eso, siempre conviene que apliques una buena crema hidratante tras realizar la limpieza.

Si tu problema es el sebo, tampoco tendrás que preocuparte demasiado, porque es un producto ligero que no añade grasa porque no cuenta con bases oleicas. Al contrario, ya que encima retira el exceso que tiende a acumularse a ciertas zonas.

Es decir, que el agua micelar reduce el acné en general y los puntos negros en particular, porque los limpia por completo desde el interior. Así, es un producto bastante útil para quienes quieren reducir los granitos y también para quien busca evitar que salgan nuevas espinillas.

Por todo esto, me parece un producto excelente que deberías tener siempre a mano, ya que ofrece muchos beneficios y, encima, lo hace a un precio asequible. Pero, por supuesto, tendrás que aprender a sacarle todo el provecho.

¿Cómo se aplica de forma correcta?

A veces vamos con prisas o nos confiamos demasiado en las características de un producto y nos limitamos a echarlo un poco sin más, pasando por alto que siempre es necesario seguir las pautas de cada cosmético para evitar desperdiciarlo y para sacarles el máximo rendimiento.

Para ello debes seguir las indicaciones del envase y utilizar una pequeña cantidad. En estos casos, unas gotitas suelen ser suficientes para limpiar y, además, piensa que es mejor repetir el proceso otra vez a tener que secar el exceso.

Con esto claro, simplemente tendrás que realizar unos cuantos pasos muy sencillitos. Comenzamos por retirar el pelo de la cara con una coleta y/o diadema, para que no se ponga por medio y ni moleste ni termine manchándose.

Después extrae un disco desmaquillante del tipo que más te guste y mójalo ligeramente con una pequeña cantidad de tu agua micelar predilecta. A continuación, úsalo para dar pequeños toquecitos por toda la cara, intentando siempre no arrastrar para que el área no se reseque.

Asegúrate de cubrir toda la superficie de la cara. Para ello, lo mejor es que vayas por zonas, y mi recomendación es que comiences por las mejillas, sigas por los ojos (sin olvidarte de las pestañas) y que luego ya vayas a la frente y cubras la zona T por completo (es decir, nariz y barbilla).

Antes de terminar, cubre el cuello hasta casi llegar el escote, para librar de imperfecciones esta zona, que también tiene la piel sensible y muy expuesta a los factores externos. Y, siempre que el producto elegido no sea muy agresivo (que no suele ser lo habitual), limpia también los labios.

Una vez has terminado solo queda esperar un ratito para que el agua micelar acabe de asimilarse por completo. Si has optado por una opción ligera, tan solo serán unos segundos. Eso sí, recuerda que a continuación debes seguir con tu rutina facial y aplicar al menos tu crema hidratante favorita.

¿Cada cuánto hay que utilizarla?

Por supuesto, de nada nos va a servir todo lo que hemos visto si no utilizamos el producto las veces necesarias. En este caso, es imprescindible aplicarlo a diario, porque como la cara se ensucia todos los días, hay que lavarla también con la misma frecuencia.

Más concretamente, lo recomendable es que la uses una vez por las mañanas y otra por las noches. De esta forma dejas el rostro despejado tras haber sudado por la noche y lo pones a punto para comenzar la jornada.

Y, al contrario, aplicarlo antes de ir a dormir lo libera de las impurezas que ha ido acumulando a lo largo de las horas anteriores. Gracias a ello permitirás que la dermis respire y se oxigene, por lo que podrá descansar al mismo tiempo que tú también lo haces.

Por supuesto, siempre que quieras desmaquillarte puedes echar mano de este fantástico producto. Como es tan respetuoso con nuestra piel, no tendrás que preocuparte, ya que en realidad puedes repetir la aplicación todas las veces que lo necesites.

¿A qué estás esperando?

Después de este breve repaso, espero haber resuelto algunas de tus dudas principales. Si he conseguido explicar bien las claves del agua micelar, imagino que ya estarás buscando la mejor alternativa para incorporarla en tu rutina cuanto antes.

Recuerda que es beneficiosa independientemente del tipo de piel que tengas y que es un producto muy eficaz pero suavito con el rostro, de manera que no habrá ningún efecto secundario. Vamos, que padezcas sequedad o te traiga de cabeza el exceso de sebo, esta limpieza es perfecta para ti.

Ahora simplemente tendrás que elegir una opción con una formulación natural y unas características que se adapten a tus preferencias y comenzar a utilizarla cuanto antes. Como además son cosméticos muy económicos, seguro que encuentras uno rápidamente.

Así que ya sabes, ahora que entiendes qué es y para qué sirve el agua micelar, ya puedes disfrutar de sus múltiples beneficios, pues con ella lograrás devolverle la elasticidad y el brillo perdido a tu cutis, para conseguir un rostro bonito y radiante.