CaraCuerpo

Bronzing Radiance Self-Tanning Cream de Freshly: mi opinión

bronzing radiance freshly

Durante todo el año hay que cuidar la piel. Pero es en verano cuando más precauciones debemos tomar, ya que los rayos del sol son potencialmente nocivos. Por eso, no me he resistido a probar el Bronzing Radiance Self-Tanning Cream de Freshly para lucir un bonito tono.

Sobre este nuevo cosmético te traigo hoy mi opinión, al igual que ya te hablé en su día del aceite corporal Golden Radiance.

A medida que creces, te vas dando cuenta de que el verano ya no es lo mismo. Con las complicaciones de la vida adulta ya no dispones de tanto tiempo como antes para coger algo de color.

Ahí es donde entran en juego las cremas bronceadoras.

Al principio, era muy reacia a utilizarlas, pero con los años me he dado cuenta de sus ventajas. Para empezar, actúan con mayor eficacia y sin el riesgo asociado de exponerse al astro rey.

Pero es que además, si los empleas bien, ofrecen un tono uniforme y natural, sin la molesta marca del bañador o las gafas de sol.

Para derruir los prejuicios que puedas tener y para dejarte claro lo que me ha parecido esta alternativa que he estado utilizando en las últimas semanas, he redactado este texto.

Ojalá te sea de utilidad y te ayude a conocer las bondades del bronceado desde casa.

Un cómodo bronceado con Freshly Bronzing Radiance

Si buscas broncear por igual todo tu cuerpo, estás de enhorabuena, porque este es un producto apto para todas las zonas.

Entre ellas están incluidas, por supuesto, el cuello y el rostro, para que así no se te quede ningún área más morena que otra y luzcan todas igual de bonitas.

Pero no solo consigue darte un tono precioso en tan solo 3 días, si no que encima consigue potenciar el bronceado natural que se obtiene tomando el sol.

Por tanto, tiene un doble efecto, que mejora con el número de usos, ya que con el tiempo el colorcillo a verano va a más.

Encima, se trata de una alternativa adecuada independientemente de tu tono, porque lo que hace es oscurecer tu piel en base a su propio color natural, por lo que da igual si eres muy blanca o si tienes tendencia a estar más morena, porque conseguirá resultados en cualquier caso.

No te preocupes, porque si en algún momento te pasas y obtienes un bronceado más oscuro del que estabas buscando, solo tienes que dejar de aplicar el producto y esperar a que la piel vaya recuperando su color habitual, sin miedo a que queden áreas desigualadas o con aspecto desteñido.

Por lo demás, una vez hayas logrado tu bronceado ideal, mantenerlo es sencillo, ya que solo tendrás que aplicar la dosis habitual del producto cada tres días, aproximadamente.

De esta forma tendrás el control en todo momento y podrás decidir cómo luce tu cuerpo este agosto.

aplicación bronzing radiance

¿Cuáles son sus ingredientes clave?

Evidentemente, si consigue todo esto es gracias a una formulación a base de un 99,9% de ingredientes de origen natural y vegetal, libre de químicos y elementos perjudiciales.

Por tanto, es apto para todo tipo de pieles, independientemente de sus características.

En cuanto al listado, nos topamos con un activo procedente del algarrobo, conocido como inositol vegetal, que sirve para intensificar, mantener (hasta en un 50%) y potenciar el bronceado, pues aumenta la cantidad de melanina de la piel.

No solo eso, ya que dicho elemento ayuda a la síntesis de colágeno, lo cual previene el envejecimiento prematuro causado por la acción solar.

Como además también nos encontramos con lingonberry, estaremos evitando la aparición de nuevas arrugas.

Por si te parece poco, la inclusión del erythrulose complex combinado con DHA, consigue que el noto obtenido sea natural y gradual, mientras que el aceite de zanahoria estimula el bronceado.

Además, el complejo vegetal tyrosine bronzing booster aumenta la producción de melanina.

Por su parte, los aceites esenciales de almendras, jojoba y babassu nutren a fondo, tonifican el cuerpo, tienen grandes propiedades antioxidantes y mejoran la elasticidad de la dermis, consiguiendo mejorar su aspecto en general.

Gracias a esta combinación tan interesante que acabamos de ver, se supone que el cosmético logra, más allá de broncear, hidratar y aportar firmeza y elasticidad a nuestra piel, para que esté más sana y hermosa en todos los sentidos.

Por último, que sepas que los compuestos de la crema Bronzing Radiance son respetuosos con el medio ambiente, pues cuidan la biodiversidad y están diseñados para no tener efectos negativos en los océanos, así que es una buena alternativa si buscas cuidar tu piel y el mundo en el que vives.

El tratamiento en casa: método de empleo

Si nunca has usado una crema bronceadora, puede resultar algo abrumador acercarse a ellas.

A mí me ha ocurrido, hasta el punto de que sentía tanta presión por si lo hacía mal y me dejaba la piel miraba a trozos, que nunca me atrevía a comenzar los botes que compraba.

Como no quiero que cometas mi mismo error, vamos a repasar cual es la manera idónea de emplear este producto.

De esta forma verás que es mucho más sencillo de lo que parece, para que le pierdas el miedo y logres lucir un bronceado perfecto en los meses de calor.

A su vez, como cuenta con una textura bastante ligera, extenderla te será muy cómodo y agradable. Esto volverá el proceso un momento muy disfrutable, aunque debes de tener cuidado y no utilizar más cantidad de la debida, porque podrías hacer que algunas áreas se queden algo más oscuras.

En relación a su fragancia, me ha sorprendido lo intensa que resulta.

No es desagradable, porque cuenta con tonos afrutados gracias a su mezcla de limón, papaya, melocotón, naranja y grosella negra, pero si eres tan sensible como yo, es posible que te acabe cansando tanta potencia.

Tienes que probar: Los nuevos activadores solares de Kream

¿Cómo y cada cuánto debes usarlo?

Si nos centramos solo en el método concreto, hay una serie de pautas que tienes que seguir. La primera es que tienes que lavarte muy bien las manos antes de extraer y extender el producto, para evitar contaminarlo con suciedad.

Por esto mismo, también conviene que lo uses solo sobre la piel limpia, de modo que el momento posterior al baño será ideal.

Asimismo, si aprovechas después de una buen exfoliación, lograrás que el resultado sea más uniforme.

Después, agita el bote y ve haciéndote con pequeñas dosis que tendrás que repartir con las yemas de tus dedos. Hazlo con cuidado y ve poco a poco.

Si estableces un orden y te ciñes a él, será más difícil que te dejes alguna zona sin cubrir, como el interior de las articulaciones o el cuello.

En mi caso, empiezo siempre por la cara y voy bajando por el cuello, los brazos, el tronco y, por último, las piernas.

Ponte frente a un espejo para asegurarte de que la capa que has creado sea uniforme, para evitar sustos, aunque ya te digo que es difícil cometer errores graves.

Simplemente dedícale un ratito y presta atención. Con esto y con un poco de constancia, lograrás buenos resultados.

Recuerda que al principio tienes que usarlo todos los días y que, una vez alcances el tono que buscas, la frecuencia tendría que ser cada tres días más o menos.

Una vez termines, no te olvides de dejar unos minutos para que termine de asimilarse y, luego, aplica tu protector solar habitual en toda la dermis expuesta, porque es importante que protejas tu piel antes de salir al exterior.

Incluso aunque pienses broncearte, debes hacerlo, pues piensa que es importante y que además no interfiere en el resultado final.

Bronzing Radiance Self-Tanning Cream ¿te lo recomiendo?

Terminamos con unas conclusiones finales, porque después de haberte expuesto las características del producto, quiero hablarte de mis impresiones.

De entrada, me gusta mucho el método de empleo y la textura, aunque no me ocurre lo mismo con el aroma, que es demasiado para mí.

Luego, creo que es cierto que consigue un buen resultado uniforme en relativamente poco tiempo, pero en ocasiones se me han quedado algunas manchas de tono anaranjado en el cuerpo que no me han gustado nada.

También me ha llegado a manchar la ropa, por lo que te recomiendo que esperes un buen rato antes de vestirte.

Además, es menos nutritivo de lo que prometían sus ingredientes, aunque tampoco me importa, porque para algo utilizo una crema hidratante en mi rutina diaria.

Por supuesto, el precio es un factor clave a la hora de decidirse. El original es de 29€ y, la verdad, me parece demasiado, en especial porque el envase es pequeñito, ya que solo contiene 100ml. Es decir, que se agota muy rápido.

Teniendo todo esto en cuenta, mi opinión es que si quieres evitar los peligros de la exposición solar, apuestes por un bronceador en crema, o bien por un activador del bronceado.

Si quieres resultados rápidos y no te importa manchar un poco tus prendas, busca una oferta de Bronzing Radiance Self-Tanning Cream de Freshly Cosmetics y dale una oportunidad.