Cara

Desmaquillante de ojos de Mary Kay: mi experiencia

Desmaquillante de ojos de Mary Kay

En mi experiencia, dar con un buen desmaquillante de ojos es complicado, sobre todo si tienes la dermis sensible. Por eso me lancé a probar el de Mary Kay para ver que tal funcionaba.

A lo largo de los años he usado varias alternativas de esta marca, por lo que tenía curiosidad por ver qué podía ofrecer en este caso, teniendo en cuenta que me encantan las sombras intensas y el rímel muy marcado.

En otras ocasiones he tenido problemas a la hora de dar con un buen limpiador porque, en una zona tan delicada como esta, en la que la piel es tan fina y delicada, es fácil que me salgan rojeces o tenga molestias.

Por eso, llevo un tiempo probando distintas opciones, para ir descubriendo sus cualidades. Y hoy vengo a hablar precisamente de sus principales características.

Así que, si a ti también te pica la curiosidad o estás buscando un buen limpiador que te deje esta área tan delicada sin partículas de suciedad, sin duda has llegado al lugar correcto.

Las bondades del limpiador

El motivo por el que me lancé a probar el desmaquillante de Mary Kay en primer lugar es porque, como ya he comentado, en otras ocasiones me había topado con productos interesantes que encima nunca son testados en animales.

Sin embargo, había muchas cosas que desconocía. Por ejemplo, su nombre me sonaba tan actual que no tenía ni idea de que lleva en activo desde los sesenta, por lo que la marca ya es toda una experta en el cuidado cutáneo.

Seguramente por eso, la formulación de este desmaquillante de ojos está completamente libre de aceites, de manera que no añade nada de sebo a tu dermis, por lo que es estupendo para quienes sufren de acné de forma habitual.

Hay que tener en cuenta que este desmaquillante se comercializa con la intención de desmaquillar eficazmente los ojos y su contorno. Es recomendado también para personas con pieles grasas, ya que ni engrasa de más la piel ni causa daños en la zona de las pestañas.

Además, está testado oftalmológicamente. Es apto para usuarios  de lentillas y, al no tener perfume, lo podrán usar también las personas con piel muy sensible.

Análisis sobre su tabla de ingredientes o INCI

No hay nada más fundamental para la eficiencia de un producto que conocer la calidad de sus componentes, ya que de eso dependerá el resultado final  y su capacidad para llegar a cumplir nuestras expectativas.

Aunque es cierto que se trata de un desmaquillante bifásico podemos ver en INCI que no encontramos la presencia del aceite en ningún caso, ya que la marca ha decidido que sea un producto de los que conocemos como “oil free”. Esto lo hace aún más idóneo para aquellas personas que puedan tener un exceso de sebo en su rostro.

También hay que señalar que no hay ningún tipo de perfume en esta lista de ingredientes, siendo esta una de las mejores noticias, ya que no es recomendable que un producto de estas características contenga perfume de ninguna clase.

Lo que sí podemos observar es una parte de glicerina y otra parte de extractos botánicos calmantes, encargados ambos de desmaquillar la piel y también de mantenerla en el mejor estado posible. Esto le da un aspecto radiante y un tacto maravilloso.

En un apartado menos positivo, hay que señalar que a pesar de todas estas sustancias tan buenas, también podemos encontrar en el producto algunas que no lo son tantos, como por ejemplo algunos PGE y también el dañino Disodium EDTA (que no pone en riesgo nuestra piel, pero sí que resulta en detrimento para nuestro planeta por su composición).

Acerca de su envase

El envase es importante, ya que será el lugar donde el producto va a tener su vida útil, por lo que debe ser lo más seguro y práctico posible, ya que solo de esa forma podremos asegurarnos de que no se estropee.

En este caso podemos observar que este tipo de desmaquillante se encuentra introducido en un envase de plástico transparente y duro mediante por el que podemos ver la loción interior. Pero gracias a su dureza y resistencia, será lo suficientemente seguro para mantener a todo el cosmético protegido.

Hablando de su dosificador, hay que decir que es muy bueno, ya que no es el típico con abertura mediante el que podríamos desperdiciar algo de loción sin querer. Por el contrario, es perfecto para verter exactamente la cantidad que necesitamos en cada aplicación, lo que lo convierte en un envase mucho más cómodo de usar que otros.

Si el tamaño del bote nos pudiese parecer un problema, hay que decir  que cuenta con una dimensión algo pequeña, ya que contiene solamente unos 110 ml. Aún así, cunde mucho y al tener que usar una cantidad bastante pequeña de la loción, el producto todavía nos puede durar bastante tiempo a pesar de todo.

En su envase encontramos una fecha de caducidad, en este caso Mary Kay le ha asignado un uso correcto y seguro durante 12 meses, o lo que es lo mismo, nos dice que tiene fecha de caducidad de un año.

Sobre su textura y olor

Antes de hablar de mi opinión personal, creo que debemos de pasar por un último elemento que puede resultar interesante. Hablo de su textura y también de su olor.

Está claro que la textura es importante y una de las cualidades por las que preguntamos siempre, ya que es poco común que a alguien le guste usar cosméticos que dejen la piel grasa o que aporten sensaciones extrañas y desagradables al rostro. Por el contrario, es cierto que todos deseamos que el producto que vayamos a usar deje a su paso algún tipo de sensación refrescante realmente agradable, además de cumplir su tarea de limpiar o, en este caso, desmaquillar nuestro rostro.

En cuanto al desmaquillante bifásico -sin la presencia de aceites- de Mary Kay podemos decir que. aunque se podría pensar en un principio que puede dejar algún tipo de brillo en nuestro rostro como hacen algunas veces los desmaquillantes, su formulación oil free nos asegura que eso no ocurrirá en esta ocasión.

Por el contrario, deja la piel con un tacto increíble, además de aportar mucha nutrición y frescor en los ojos. Esto tiene todavía más mérito si somos conscientes de que después de su uso no sentimos los párpados untuosos ni mucho menos, sino que incluso los llegaremos a sentir revitalizados y calmados. En este aspecto, es una muy buena noticia.

A destacar también su fluidez, que hace que absorba con mucha facilidad y rapidez y no deja ningún resto.

Cierro con su olor. Cuando busqué información del producto, no encontré nada que me respondiera las preguntas que tenía al respecto. Ahora que lo he probado, he de decir que seguramente se deba a que se trata de un olor bastante neutro.

Mi experiencia

Como ya hemos podido analizar por completo el producto, desde conocer sus ingredientes hasta estar familiarizados con su envase y su textura, es el momento perfecto de pasar a la acción y decidir por nuestra propia experiencia cómo es el cosmético en el que tanta ilusión hemos depositado.

Pero antes que nada hay que aclarar que cada persona tiene un tipo de piel totalmente diferente a las demás,  con sus propias características y necesidades y que, a pesar de que un cosmético pueda ser apto para todas ellas, eso no significa que siempre vaya a trabajar de igual forma.

Mi piel, en concreto, es mixta con tendencia a ser algo sensible. Esto quiere decir que si hace mucho frío me pueden salir manchitas rojas por el rostro, por lo que intento tenerlo siempre protegido e hidratado. A pesar de ello  lo catalogo en general como mixto, ya que no considero personalmente que la sensibilidad que tengo sea particularmente preocupante.

Hablemos de este desmaquillante que tan difícil fue en un primer momento de encontrar, ya que tengo que mencionar que en muy pocos lugares lo venden debido a que la marca no tiene tienda física. Con todo, lo encontré. Así eran mis ganas de usarlo, ya que todo lo que había leído de él habían creado en mi cabeza unas expectativas muy elevadas.

El envase es bonito y la verdad es que resulta conveniente para el producto que contiene dentro. Creo que si lo encontrase en una tienda lo cogería sin dudarlo si estuviese buscando alguno similar, ya que resulta llamativo a simple vista.

Ya he hablado del dosificador antes y de la forma de su abertura, y la verdad es que acaba resultando una magnífica idea, porque a pesar de que hay que dedicarle un tiempo a poder empapar de verdad el algodón, merece la pena.

El tamaño es algo pequeño pero la verdad es que cunde bastante al tener que usar en general poca cantidad de loción. Esto también me resulta muy llamativo y atractivo, ya que personalmente odio tener que estar comprando desmaquilladores cada dos por tres una vez ya tengo uno que me gusta.

La textura es agradable y no resulta molesto colocarlo en nuestros ojos. Soy bastante sensible y noto cuando hay un pequeño cambio en ellos, y sin embargo aquí he tenido en todo momento la sensación de frescor e hidratación que buscaba. Una buena experiencia en ese sentido también.

Sin embargo, tengo que decir que he tenido experiencias mejores con otros desmaquillantes de ojos. Esto se debe a que, aunque este no es especialmente caro, creo que en el mercado ahora mismo podemos encontrar al menos una opción mucho mejor en lo que respecta a la consonancia entre calidad y precio: y es Nezeni Cosmetics Todo en 1.

Una alternativa de altura

No obstante, a pesar de todo ello, he de decir que para este tipo de necesidad recomendaría antes Nezeni Cosmetics Todo en 1, que ofrece todo esto junto a otras múltiples ventajas.

Esto es posible gracias fundamentalmente a que cuenta con una formulación natural, de calidad y segura, libre de sustancias peligrosas y que encima posee un fuerte efecto todo en 1, que no solamente limpia, sino que también tonifica, nutre y protege.

Es, en definitiva, un cosmético capaz de mantener mis ojos en perfecto estado durante más tiempo. Además, lo puedes usar independientemente de si padeces problemas de sebo o sensibilidad, porque no es pegajoso, tampoco reseca y no deja brillos.

Por todo esto, si quieres mimar tu cutis y evitar las patas de gallo, tengo que recomendar invertir en los 20 euros que cuesta un bote en Nezeni, porque es poco probable que acabes arrepintiéndote. Durará mucho más tiempo y acabará con cualquier tipo de maquillaje.

En mi opinión, es la mejor opción frente al desmaquillante de ojos de Mary Kay porque, teniendo todas sus cualidades positivas, creo que ayuda a mantener los ojos en un mejor estado más tiempo. Al final es una cuestión de preferencias, y siento más afinidad por este producto.