CaraCuerpo

Exfoliante químico: qué es y las mejores opciones que existen

serum

Hay tantos tipos de exfoliantes diferentes, que resulta complicado tener claro cuáles son las mejores opciones en cada caso. Por eso, hoy vamos a ver qué es el químico y por qué deberías comenzar a utilizarlo de una vez por todas.

Para empezar, se trata de un producto muy completo con múltiples beneficios y ciertas ventajas que hace que se adapten a cualquier tipo de dermis, ofreciendo una limpieza profunda sin llegar a ser especialmente abrasivos.

Aunque, para entender por qué son tan útiles, primero tenemos que analizar en qué consiste la exfoliación en sí misma. Una vez lo tengamos claro, estudiaremos las distintas variedades y haremos un resumen de los cosméticos más interesantes del momento, para que sepas por dónde comenzar.

Todo lo que hay que conocer sobre la exfoliación

Es posible que, si te interesa mínimamente el mundo de la cosmética, ya intuyas lo que es la exfoliación. Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste y cómo funciona?

Se trata ni más ni menos que de un método para limpiar a fondo las cinco subcapas de la epidermis, que es a su vez la capa exterior de nuestra dermis y, por tanto, la más visible y la que queda más expuesta a los factores externos.

No te pierdas: Los mejores exfoliantes corporales

Para dejarte las cosas más claras, vamos a resolver las principales dudas que puedes tener al respecto.

¿Cuál es la manera en la que actúa sobre nuestra piel?

Debido a que actúa directamente sobre la dermis, consigue grandes resultados a la hora de limpiarla, pero también por ello resulta muy abrasiva, de manera que hay que ir con cuidado.

Al fin y al cabo, detecta y elimina las células muertas, así como las partículas de suciedad (provenientes de la contaminación, el polen o el polvo, por ejemplo) para dejar la piel lustrosa, sana y bonita.

Esto se debe a que acaba con aquellas sustancias que, cuando se quedan acumuladas en la superficie del cuerpo, le dan un aspecto desmejorado, áspero, cansado y sin vida.

Al mismo tiempo, fomenta la renovación cutánea para que nuevas células adopten la posición de las que acaban de morir, oxigena la dermis y libera los poros, ofreciendo de esta manera una limpieza profunda.

exfoliante quimico

¿Qué diferentes tipos podemos encontrarnos?

En función a la manera en la que consiga estos objetivos, podemos distinguir diferentes modelos de exfoliación, siendo los principales:

  • A través de exfoliantes físicos o mecánicos, que solemos encontrar en cremas, geles, mascarillas u otros productos similares que se utilizan de manera manual.  Gracias al grosor de sus partículas, consigue esa limpieza cutánea profunda, ya que este tipo es bastante intenso y abrasivo. Por tanto, es el método perfecto para las pieles con tendencia a acumular sebo.
  • Mediante la actuación de exfoliantes químicos, una alternativa a base de ácidos naturales que funciona gracias a la disolución de los enlaces que forman las pieles muertas, de manera que estas se caen de la piel. Debido a esto, es más respetuoso con la piel y la limpia con suavidad, por lo que cuida aquellas dermis más sensibles gracias a que no causa ningún tipo de irritación. De eso hablaremos en este artículo, aunque antes aclarar que los más comunes son el fenol y el ácido salicílico.
  • Con la ayuda de un guante o esponja exfoliante, un objeto indicado para el uso durante la ducha, puesto que retira las células muertas con eficacia. Sus propiedades y el nivel de agresividad dependen del modelo, pues existe una gama muy amplia de estos productos en el mercado.
  • Gracias a la actuación de un cepillo, otra herramienta muy interesante para conseguir una limpieza profunda y un cuidado eficaz de las dermis de todo tipo, como veremos en el siguiente bloque.

¿Cuáles son sus ventajas principales?

Entre los múltiples beneficios de la exfoliación, se encuentran algunos que ya hemos visto, pero también otros muchos igual de interesantes. De manera resumida, podemos decir que este método es capaz de:

  • Acabar con las pieles muertas que han terminado con su ciclo vital y fomentar la proliferación celular para que crezca una nueva capa de dermis completamente joven, tonificada y sana.
  • Eliminar la suciedad de distinto origen (polen, contaminación o polvo, por ejemplo) y el exceso de grasa, liberando los poros en el camino y dejando la dermis libre de toxinas.
  • Gracias a esto, se frena el acné, se reducen las manchas, las arrugas, todo tipo de señal del envejecimiento y también otras marcas, como la celulitis y las estrías.
  • Al mismo tiempo, estimula el sistema linfático y reactiva la circulación, lo que como consecuencia hace que nuestro cuerpo funcione correctamente y se le aporten los nutrientes que necesita en todo momento.
  • Evita que los vellos se queden enquistados y den lugar a la aparición de molestos bultos que incluso pueden llegar a infectarme. De esta manera la depilación también resulta más sencilla y agradable.
  • Permite que el resto de productos cosméticos penetren más a fondo y con facilidad en la piel, lo que hace que se potencien sus efectos.

El resultado final es que permite sanear la piel de todo nuestro cuerpo, haciendo que quede bien nutrida y sedosa, así como logrando que luzca luminosa, uniforme, tersa y bonita, como siempre habías querido.

Cuáles son las características de los exfoliantes químicos

Los exfoliantes químicos se diferencian del resto en su comportamiento y manera de actuar. Al estar formado fundamentalmente de ácidos, no requieren de un gran tiempo de espera ni es necesario frotarlos, ya que sus componentes entran en acción al momento.

Por eso, aunque su nombre pueda sonar a lo contrario, es uno de los procesos menos agresivos que existen.

¿Quiénes pueden usarlos?

De manera general, este tratamiento es apto para todo tipo de pieles, ya que ofrece una limpieza profunda a la vez que delicada.

Simplemente, tendrás que tener en cuenta la frecuencia con que la realizas y con otros elementos que ahora veremos.

Te interesa: Exfoliante de café: beneficios y cómo hacerlo

¿Cuál es la frecuencia recomendada?

En función de las características de tu dermis podrás utilizar el producto más o menos veces a la semana, aunque en caso de duda, la media es de una vez cada siete días.

Si tienes sensibilidad elevada con hacerlo una cada dos semanas podría ser suficiente, mientras que en caso de exceso de sebo o pieles mixtas, puedes aumentar hasta dos veces por semana siempre que dejes varios días entre una vez y otra.

aplicación exfoliante quimico

¿Qué tipos existen?

Podemos distinguir diferentes clases de exfoliantes químicos, por lo que vamos a ver brevemente cuáles son para que sepas cuáles son los más adecuadas para cada tipo de piel:

* AHA, que reciben este nombre porque actúan a través de ácidos alfahidróxidos, que son capaces de acabar con la sequedad, los daños causados por los rayos solares y el envejecimiento. Por eso, es ideal para dermis sensibles o con problemas de hidratación.

Están elaborados a través de sustancias obtenidas de caña de azúcar, almendras, leche o diferentes frutas. Entre ellos encontramos, entre otros, el ácido glicólico (también apto para dermis grasas), ácido láctico (un gran humectante), ácido cítrico (con un gran poder antioxidante) y ácido málico (aporta firmeza y luminosidad).

Gracias a eso, consigue suavizar y sanear la piel, haciendo que tenga una apariencia más saludable. Ten en cuenta que su concentración recomendada va en torno al 5% y al 10%.

Sin embargo, un uso excesivo o muy prolongado puede hacer que adquiramos hipersensibilidad al sol, por lo que no te olvides de utilizar un buen protector cada vez que salgas a la calle.

BHA, referido a aquellos que funcionan mediante ácidos betahidróxidos, por lo que es estupendo para dermis grasos o con poros obstruidos, ya que consigue liberarlos y evitar así que se genere el acné.

Estos se elaboran a partir de la corteza de sauce y el más conocido es precisamente el ácido salicílico.

Debido a su solubilidad en aceite, penetra bien en la piel, mientras que sus beneficios antiinflamatorios y antibacterianas reducen los puntos negros, los granos, las manchas y la irritación.

Eso sí, no contiene propiedades humectantes, por lo que no te aportarán nada de nutrición. En cuanto a su concentración, es menor, de tan solo el 0,5% o 2%.

PHA, unos derivados del azúcar y la leche, por lo que reciben el nombre de polihidroxiácidos. Debido a que sus moléculas son más grandes, actúan más despacio, pero con mucha eficacia. La concentración vuelve a ser de entre el 5% y el 10%.

Por todo esto, viene bien para reducir el enrojecimiento, la inflamación, eczemas u otros problemas de las pieles sensibles, pero también beneficia a las pieles maduras, pues mejora la presencia de colágeno.

¿Cuál es el más recomendado para cada tipo de piel?

Aunque acabamos de dar las claves principales y ya sabemos que el AHA es estupendo para pieles sensibles (puesto que proporciona alivio y nutrición), para la grasa es mejor el BHA y para las muy dañadas o maduras conviene apostar por el PHA, vamos a estudiar otros casos.

  • Pieles secas. Ya sea de manera general o en momentos puntuales como la sequedad que generan los meses de frío, utilizar exfoliantes químicos con ácido láctico ayuda a hidratar bien el área a la vez que limpia los poros.
  • Pieles mixtas. Por la necesidad de combinar la nutrición con no aportar más sebo, tu aliado será el ácido salicílico, ya que ofrece una exfoliación profunda con propiedades antiinflamatorias.
  • Pelos enquistados o inflamaciones, sobre todo si se dan en el rostro. Eliminando las pieles muertas y dándole una textura más suave, los vellos cambiarán de posición y no se quedarán atascados. La clave es que el producto sea a base de BHA o AHA.
  • Problemas de cicatrices o de pigmentación. A través de un exfoliante químico con BHA, en especial si es ácido salicílico, podrás estimular la renovación celular, de modo que se reduzcan estas marcas.

Las mejores opciones del momento

Ahora que ya cuentas con toda la información necesaria para comprender qué son los exfoliantes y cuáles son las ventajas de los químicos, vamos a pararnos a analizar los tres mejores productos que encontramos en el mercado en estos momentos.

De esa manera, luego tú misma podrás decidir cuál es el que mejor se adapta a las características de tu piel, las necesidades de cada momento y el presupuesto del que dispones.

Antes de comenzar, ten en cuenta que si necesitas resultados más rápidos o una nutrición más profunda, los sérums o las ampollas permiten que el producto penetre mejor.

De una manera u otra, apuesta siempre por aquellos compuestos con mayor porcentaje de ingredientes naturales.

Además, ten en mente que no debes aplicarlos sobre zonas previamente dañadas ni tampoco muy cerca del contorno de los ojos y que el mejor momento para usarlos es siempre después de la ducha.

AHA 7 Whitehead Power Liquid

Comenzamos con un gel transparente ideal para pieles sensibles y, sobre todo, para eliminar los puntos blancos (o filamentos sebáceos, que son cúmulos de grasa que adoptan esa forma), pues su compuesto principal es el ácido glicólico, que encontramos en un 7%.

Debido a este porcentaje, el producto limpia el poro a fondo, regula el exceso de sebo y, con la ayuda del extracto de jugo de manzana, unifica el tono más allá de acabar con las pieles muertas. Como consecuencia de esta combinación, nos deja la dermis más uniforme, lisa y bonita.

Asimismo, el método de empleo es sencillo, ya que solo debes aplicarlo con las yemas de tus dedos o con la ayuda de un algodón por las noches, con el rostro limpio. Al principio hazlo a diario, para eliminar estos granos, y luego reduce el tratamiento a dos veces por semana.

Su packaging es muy estándar y requiere ser guardado en un lugar fresco y seco, ya que el envase no es opaco. Por lo demás, su relación calidad/precio es correcta, ya que el bote con 100 ml cuesta unos 25€, una cifra que no está nada mal.

Glow Peel Pads de Pixi

En esta ocasión nos encontramos con un novedoso formato de discos de algodón exfoliantes, que resultan especialmente cómodos y fáciles de utilizar, ya que solo tendrás que pasarlos por la dermis, esperar tres minutos y ya ellos se encargarán del resto.

Gracias a que están impregnados en un 20% de ácido glicólico, consiguen realizar una buena limpieza a la vez que dejan la piel libre de imperfecciones. Por eso, es estupendo para pieles grasas o con problemas de acné, en las que proporciona un gran alivio.

Por el lado contrario, no será recomendada para aquellas más sensibles, pues, aunque contiene agua de rosas y arginina (que protegen y calman el rostro), podría generar algunos molestos picores.

En cuanto al precio, está en un punto medio, ya que el bote con 60 discos de algodón cuesta alrededor de 30€ (por lo que cada uno vale cerca de 2€), aunque como solo debes usarlo dos noches a la semana, acaban durando bastante.

Mascarilla peeling glicólico de Caudalie

Si eres más de mascarillas, este producto seguro que te interesa, pues con su formulación a base de ácido glicólico, enzimas de papayas y viniferina, logra iluminar hasta los rostros más apagados, haciendo que los poros se sellen.

Por eso, es perfecto para pieles cansadas, maduras o en las que hayan salido manchas, ya que también acaba con ellas a la vez activa la renovación celular y exfolia con suavidad pero gran eficacia.

Para conseguirlo, solo tendrás que aplicarla dos veces a la semana, teniendo en cuenta que su tiempo de actuación es de 10 minutos y que luego conviene aclarar con abundante agua fría.

Respecto al desembolso que supone, está en la línea de lo visto hasta ahora, ya que cada uno de sus botes (que, la verdad, resultan bastante cómodos e higiénicos) contiene 75 ml y vale en torno a 22€.

También puedes probar esta selección de exfoliantes caseros

Conclusiones

Después de todo este repaso, seguro que tienes una idea mucho más aproximada de lo que es este método de limpieza y cuidado, de cómo actúan, de cuáles son sus ventajas y de por qué motivos deberías estar incluyendo alguno en tu rutina.

Gracias a ello, conseguirás limpiar a fondo tu piel, fomentando que surja una nueva capa más lisa, tersa, unificada y repleta de luz, de modo que se reduce el acné, se previene el envejecimiento y consigues que tu cutis esté mucho más sano.

Para conseguirlo, solo tienes que tener en cuenta las pautas que hemos visto, elegir el cosmético que mejor se adapta a lo que buscas y no abusar del tratamiento, pues de lo contrario podrías dañar la barrera de protección natural.

Por tanto, ahora que ya sabes qué es un exfoliante químico y cuáles son las mejores opciones con las que puedes encontrarte en estos momentos, no te lo pienses más y dale una oportunidad, ya que seguro que no te decepciona.