Cuerpo

Mi opinión sobre el aceite Huile Prodigieuse de Nuxe

Con el frío cogiendo cada vez más fuerza y el invierno haciendo acto de aparición, es más importante que nunca que cuidemos nuestra piel y nuestro cabello, para que no pierdan humedad. Para ello, el tratamiento NUXE de Huile Prodigieuse parece una manera eficaz de conseguirlo.

Esta elegante marca está dando mucho de lo que hablar en las últimas semanas gracias precisamente a su aceite seco multipropiedades, que es apto para todo el cuerpo y que destaca tanto por su curiosa textura como por su intensa fragancia.

De hecho, lo venden como una experiencia sensorial única y repleta de beneficios. Como las reseñas que podía leer online también eran bastante positivas, al final decidí darle una oportunidad y descubrir de primera mano a qué venía tanto revuelo.

Lo que he descubierto es lo que vengo a contarte en esta review, en la que te contaré con sinceridad qué es lo que me ha parecido de verdad este producto, para que puedas hacerte una idea más clara de cuáles son sus puntos fuertes y débiles.

Una fórmula que lleva años demostrando su eficacia

En 1991 se fundaba esta interesante marca, que comenzaba a crear productos adaptados para el ritmo de vida de las mujeres modernas. Desde entonces, su cuidada fórmula ha sabido ofrecernos los cuidados y el mimo que merecemos, para que nuestra piel luzca sana y bonita.

Perfeccionando esta formulación con el paso de los años hasta la actualidad, en su innovador aceite en seco han conseguido condensar todos los beneficios que tienen los aceites vegetales tradicionales con una textura mucho más ligera y, por tanto, cero grasa.

De esta manera, consigue penetrar sin problema en la dermis, al mismo tiempo que la deja suave, pero sin aportar un ápice de sebo por el camino. Por eso, es perfecta tanto para quienes tienen problemas de sequedad como para aquellas que sufren del caso contrario.

La clave de su éxito reside en sus ingredientes, entre los cuales encontramos Huile Prodigieuse Riche, un compuesto creado por NUXE que se ha convertido en la clave de la marca debido a sus grandes beneficios. Además, podemos reconocer los siguientes elementos:

  • Aceite de Tsubaki, extraído de la flor japonesa del mismo nombre. Protege y nutre tanto la piel como el cabello.
  • Aceite de argán ecológico. Con grandes proporciones de omega 6 entre sus compuestos, tiene grandes beneficios reparadores y nutritivos.
  • Aceite de semilla de camelia, que contiene un alto poder protector, así como una cantidad elevada de omega 9, un ácido graso no saturado, que a su vez es un gran humectante.
  • Aceite de almendra dulce, capaz de aportar una gran suavidad a la piel, que al mismo tiempo queda notablemente más lisa.
  • Aceite de semilla de borraja. Debido a sus beneficios reafirmantes, consigue devolverle el aspecto terso a la dermis y hacer que recupere la elasticidad perdida.
  • Aceite de macadamia, resulta ligero y por ello se absorbe con rapidez. Además, como su composición se parece bastante a la del sebo natural, tiene la habilidad de nutrir hasta las pieles más dañadas.
  • Aceite de avellana. Rico en ácidos grasos (sobre todo el omega 9) y en vitamina E, es un gran calmante que también protege y suaviza.

Según asegura la propia marca, una sola gota de este producto basta para proteger la piel hasta en un 90% de los radicales libres, que son las moléculas culpables de que disminuyan nuestros niveles de colágeno y elastina.

Esto, a su vez, da lugar a la pérdida de elasticidad y a la consecuente aparición de las señales de la edad, como la sequedad o las arrugas, que comienzan a formarse sin que podamos evitarlo. Bueno, sin que podamos no, porque para esto está este aceite nos ayuda a mantener la juventud cutánea.

Además, el 98% de sus compuestos son completamente naturales y, encima, han sido enriquecidos con vitamina E, que elimina la celulitis, las cicatrices y otras marcas. También genera un efecto escudo que nos protege frente a la contaminación.

Por si esto fuera poco, es muy útil también a la hora de cuidar el cabello, ya que le aporta brillo sin engrasar o hacer que pierda volumen y, en general, hace que nuestra melena se vuelva más fuerte, sana y lustrosa.

Otro dato realmente interesante es que todos han sido obtenidos mediante el prensado en frío, un proceso que es completamente respetuoso con el medio ambiente y que a su vez, no interfiere con la calidad del aceite final. Es decir, que te cuida tanto a ti como al planeta.

Como además el producto no contiene ni siliconas ni aceites minerales, todos estos factores hacen que puedas usar el aceite por todo el cuerpo sin problemas, ya que proporciona una nutrición intensa sin ninguna contraindicación, ni siquiera en el caso de aquellas pieles más sensibles.

Descubre el método de empleo más adecuado

Es posible que a estas alturas ya estés harta de leerlo, así que disculpa que insista una vez más: un buen uso de un cosmético es indispensable para aprovechar al máximo sus beneficios. De otra manera, estaríamos desperdiciando nuestro tiempo y tirando el dinero.

Por norma habitual, los métodos de empleo no son demasiado complicados. Y, afortunadamente, el aceite Huile Prodigieuse no es una excepción, ya que simplemente tienes que tener en cuenta algunas pautas muy sencillas.

Esto se debe, sobre todo, a que en este caso concreto conviene que sepas cómo aplicarlo en función de los beneficios que quieras obtener en las distintas partes del cuerpo. Porque, sí, encima este producto es multiusos.

Simplemente no pierdas de vista que siempre se debe utilizar únicamente sobre la piel previamente limpia y seca y que el aceite penetrará todavía mejor si lo aplicas justo después de la ducha. Después, presta atención, que así es cómo debes utilizarlo en los siguientes lugares:

En la piel del rostro:

Como es una zona sensible en la que la dermis es delicada y, además, se suele ver muy afectada por los factores externos, debes ir con delicadeza y realizar movimientos de alisado desde el centro del rostro (por la zona de la nariz) hacia el exterior (las mejillas).

Repite la misma operación en la frente y, simplemente, ten cuidado de que no caigan restos demasiado cerca de los ojos o incluso en las cejas, ya que si entran en contacto podría escocerte.

Atención, porque si a su vez echas unas gotitas sobre el pómulo, conseguirás que destaque mucho y te perfile así todo el rostro, ya que será como si llevases el mejor iluminador del mercado.

En la dermis del resto del cuerpo:

En estos casos el método es muy similar al de cualquier otra crema o aceite. Usa las yemas de tus manos para realizar amplios movimientos circulares e intenta que el reparto del producto sea uniforme.

Al mismo tiempo haz algo de presión, a modo de masaje, ya que más allá de ser agradable, esto ayuda a reactivar la circulación. Así, la sangre podrá repartir todos los nutrientes necesarios a nuestra piel.

Tanto en este caso como en el anterior, conviene que emplees el aceite de NUXE todos los días, para que sus efectos sean más intensos, visibles y duraderos en el tiempo. Es decir, que es importante que seas constante y lo incluyas en tu rutina.

En el cabello:

Si notas tu melena frágil, que ha perdido brillo, que le falta volumen o, en general, que tiene poca vida, este producto será muy beneficioso para ti, ya que también nos ofrece un tratamiento intenso para el cabello.

Para notar sus efectos solo debes aplicarlo dos veces por semana a modo de mascarilla. Reparte una pequeña cantidad por todos los cabellos y espera a que actúe durante al menos 10 minutos.

Puedes dejarlo que haga su función o bien al natural o bien tras envolver tu melena en una toalla caliente, ya que de esta última manera se consiguen potenciar los efectos. Después, lávate la cabeza con normalidad y disfruta de los resultados.

Además, si te hace falta un extra de nutrición, puedes echarle siempre que lo necesites unas gotitas a las puntas y los tallos. Con esto, en cuestión de días notarás cómo se aprecia mucho más sedoso y completamente reparado.

En los labios:

Ahora que al frío habitual de estas fechas tenemos que sumarle la sequedad que produce llevar tanto tiempo la mascarilla puesta, es normal que nuestros labios se agrieten. Por eso, no podemos descuidarlos en el día a día.

En esa línea, echar unas gotitas de Huile Prodigieuse sobre ellos (ya sea solas o mezclándolas con tu bálsamo labial favorito) harán que queden más protegidos, de modo que no se resequen.

Encima, si vas a maquillarte, esto te ayudará a que agarre mejor el pintalabios e incluso a que el color dure más tiempo en perfecto estado.

Un envasado espectacular y otros detalles de interés

Lo que más llama la atención a simple vista de este aceite es, sin ninguna duda, su elegante packaging, en el que destacan los colores dorados y las transparencias, de manera que da una sensación de lujo al más puro estilo francés.

Reconozco que me encantan los diseños de NUXE, puesto que de verdad consiguen transmitir toda la sensación de glamour y de calidad que luego tienen sus productos.

Además, el envase transparente permite que veamos cuánta cantidad nos queda, de manera que resulte más sencillo calcular cuánta usamos en cada aplicación.

Es cierto que al no ser el bote opaco los rayos del sol podrían afectar al contenido. Por este motivo, es muy importante que lo alejes de la luz solar directa. Es mejor que lo tengas guardado en un armario o cualquier otro lugar lo suficientemente fresco y seco.

Un factor que sí que supone una ventaja es su práctico vaporizador, dado que evita que contaminemos el aceite con nuestras manos y, a su vez, hace mucho más cómodo el método de empleo.

Lo mejor es que todos estos detalles de alta gama pueden ser tuyos por un precio asequible para todos los bolsillos. Sí, sí, como lo lees. Y es que por algo menos de 22€ puedes conseguir los 100 ml de este cosmético que incluye uno de sus botes.

Mi opinión personal sobre Huile Prodigieuse de Nuxe

Ya para cerrar, en este último apartado voy a hablarte de lo que me ha parecido realmente este aceite en seco tras haberlo estado usando durante varios meses. Así después tú misma podrás valorar si te merece la pena comprarlo o no.

Más allá de impresiones más superficiales -como lo mucho que me gusta su envasado y lo bien que queda el bote en la estantería de mi baño- quiero centrarme en los resultados que ofrece, que supongo que al final será lo que más te interesa.

Para empezar y antes de eso, gracias a este cosmético ya no me hace falta comprar colonias. Lo mejor es que tampoco las echo en falta, dado que su fragancia frutal con notas de magnolia, azahar y un toque de vainilla me parece excelente.

Quizá pueda resultar algo intensa e incluso abrumadora para algunas personas. De hecho a mí me preocupaba que fuese así al principio, pero una vez te acostumbras es realmente agradable, sobre todo porque dura todo el día.

Respecto a los efectos que consigue, de entrada mi cabello está muchísimo más suave. Lo tengo muy fino y suele quebrarse en cuanto llega el otoño, pero gracias a utilizar el aceite de NUXE como mascarilla, se aprecia más nutrido y brillante en todo momento.

Después, el cutis queda sedoso, luminoso y libre de granitos o de pequeñas imperfecciones. Además, como el cosmético no aporta grasa, no tendrás que preocuparte por el acné, ya que no te añade ni un poquito de sebo.

Pero lo que más interesaba era conseguir que mi cuerpo estuviese bien hidratado y, sobre todo, protegido frente al clima. En ese sentido cumple con creces y no tengo ninguna queja, ya que la sequedad ha desaparecido y por eso ya no sufro de molestos picores.

Encima he tenido la grata sorpresa de encontrarme con que, por si fuera poco, es eficaz contra las estrías y otras marcas que se forman en la piel. Según un estudio dermatológico, consigue reducir su color hasta en un 30%.

No puedo saber el porcentaje exacto de eficacia en mi caso, lo que es cierto es que se han suavizado mucho en cuestión de semanas y que aquellas más suaves incluso han llegado a ser prácticamente invisibles.

En cuanto a su textura, es suave y ligera, de modo que se extiende muy bien y, lo que es todavía más importante, se absorbe rápidamente, así que no pondrá tu paciencia a prueba en ningún momento.

Como ya he comentado antes, no añade sebo en ninguna zona. Pero es que encima tampoco deja brillos de esos tan molestos que te acompañan todo el día. Por su parte, el método de empleo es bastante cómodo.

Es decir, que tanto por su formulación natural como sus grandes resultados y múltiples usos (desde reparar el cabello hasta proteger la piel o cuidar los labios), creo que merece mucho la pena y, si estás pensando en comprarlo, te diría que le des una oportunidad.

Quizá sea algo caro, ya que al fin y al cabo el bote no es demasiado grande. Pero teniendo en cuenta todo lo que ofrece, creo que hay que darle a cada gota de Huile Prodigieuse de NUXE el valor que tiene.