Belleza

Mascarilla facial: guía de uso de un producto estrella

mascarilla facial

mascarilla facialLas mascarillas faciales son en estos momentos un absoluto imprescindible del cuidado de la piel, pues son capaces de proporcionarle multitud de beneficios y de mantenerla en un estado óptimo, adaptándose a sus necesidades.

Pero hay tanta oferta en el mercado que en ocasiones resulta difícil saber por dónde comenzar.

Para que lo tengas más claro y sepas cómo exprimir al máximo sus propiedades, vamos a hacer un repaso de por qué son tan interesantes estos cosméticos y de qué tipos puedes encontrar en base a lo que le haga falta a tu dermis en cada momento.

Porque hay una mascarilla para cada tipo de ocasión.

Así que no lo dudes más y súmate al tratamiento de belleza estrella, que te permitirá dedicarte el mimo que necesitas ¡y todo esto sin salir de casa!

Si quieres descubrir cómo lograrlo, solo tienes que seguir leyendo y tomar buena nota.

Qué son las mascarillas faciales

Seguro que ya lo sabes, pero las mascarillas son unos productos que se colocan en la cara y se deben dejar actuar unos minutos -el tiempo exacto varía mucho en función del tipo concreto- con el objetivo de revitalizarla y aportarle la hidratación que necesita la fina piel del rostro, que está muy expuesta a los factores externos.

Si se han convertido en un superventas es debido a varios factores.

  • El primero, los grandes resultados que consiguen y lo visibles que son de inmediato.
  • El segundo, la bajada de precios que han experimentado en los últimos años, pues ahora mismo se han convertido en un cosmético muy asequible.
  • Y, el tercero, que suponen un momento de desconexión ideal para dejar atrás el cansancio acumulado a lo largo de la semana.

Respecto a su eficacia, está demostrada, solo tienes que usar una para comprobarlo.

Se diferencian de las cremas precisamente en la rapidez y potencia de los resultados. Esto se debe a que sus principios activos están más concentrados, por lo que es como darle un chute de energía extra. ¡Y eso se nota!

Cuándo es recomendable utilizarlas

multimasking

Aunque es posible que muchas asociemos el uso de estos productos a salones de belleza o a momentos puntuales, ¡nada más lejos de la realidad!

Las mascarillas no tienen que ser una excepción, ya que puedes sumarlas a tus rutinas semanales para obtener mejores resultados y cuidar tu tez a fondo.

Como siempre, la frecuencia y el tipo dependerán de lo que necesites en cada momento. Pero en general lo recomendable es utilizar un tratamiento adaptado a tu piel una vez a la semana.

De esta forma le aportarás una dosis extra de nutrición y limpieza, que nunca está de más.

También es buena idea que los vayas alternando. Aunque utilizar todos los domingos -por poner un ejemplo- el mismo tipo es bueno en casos concretos (pieles muy dañadas o con graves problemas de acné) puedes variar el tipo de semana a semana, para conseguir que esté perfecta en todos los sentidos.

Eso sí, no pierdas de vista que las mascarillas son un complemento, y que pueden y deben combinarse con tus tratamiento diarios habituales, ya que no hay que descuidar la piel ni un segundo.

Cómo debes aplicarlas para aprovechar sus beneficios

aplicar mascarillas

Como ya hemos dicho, lo primero que debes tener en mente es que suelen utilizarse una vez a la semana, aunque puedes aumentar la frecuencia si tu dermis se encuentra especialmente dañada.

Con esto claro, podemos decir que, grosso modo, existen las mascarillas de día y las de noche.

Estos dos tipos se diferencian fundamentalmente en el momento del día en el que se aplican. Mientras que las primeras puedes aplicarlas cuando prefieras, las segundas han sido diseñadas para actuar durante las 8h que debería durar tu descanso.

Por lo demás, lo mejor es que leas el tiempo recomendado de cada producto, porque suele variar bastante.

Como es lógico, esto también dependerá del tipo que estés usando. Así que en el siguiente apartado vamos a ver algunos de los modelos que puedes encontrar para ponerte las cosas más fáciles.

Sea más o sea menos, antes debes saber que hay una serie de pasos claves que son comunes en todos los casos.

El primero es que solo debes colocar el producto sobre la piel previamente limpia y seca, y estando tus manos igualmente limpias.

Si quedan restos de maquillaje su eficacia no será la misma, así que ten cuidado, no vayas a desperdiciarlo.

El segundo, que a la hora de aplicar la mascarilla tienes que hacerlo de forma homogénea, para que no haya exceso en unas zonas y una falta en otros lados. Dedícale su tiempo y no lleves prisa. Aunque, por supuesto, esto será más o menos sencillo en función de cada producto.

Más allá de esto, cada mascarilla es un mundo. Por ejemplo, hay algunas que al ser de papel solo debes retirarlas una vez pasado el tiempo.

Mientras, las peel off forman una fina película transparente sobre tu piel, que debes despegar tirando de una sola vez.

Por tanto, asegúrate de haber leído bien las instrucciones del embalaje antes de comenzar.

Y si tu piel tiene varias necesidades a la vez, puedes optar por el multimasking. Aquí te cuento en qué consiste y cómo puede ayudarte.

Hay una adecuada para cada tipo de piel

Ya lo hemos dejado caer, pero ha llegado el momento de enfatizar en este punto. Hay tantas mascarillas en el mercado como necesidades pueda tener una piel.

Por eso, vemos a ver algunos de los modelos e ingredientes más adecuados para cada ocasión.

¡Seguro que entre ellos encuentras el que mejor se adapta a lo que buscas!

Pieles secas

En estos casos, lo que necesitas es aportarle un toque profundo de hidratación.

Por tanto, necesitas mascarillas que se engloben bajo esta etiqueta y que cuente con ingredientes como el ácido hialurónico y la leche de almendras, ideal para aliviar el picor a la vez que hidrata.

O, si quieres optar por otro ingrediente natural, el aguacate y el aceite de coco son el combo supremo de la hidratación. Al igual que lo hace el pepino en esta mascarilla de pepino casera.

Contra los signos del envejecimiento

vitamina c cara

En estos casos, lo mejor son las mascarillas antioxidantes, que sirven para hidratar e iluminar la piel, de manera que recupere su aspecto joven.

También es recomendable que cuente con colágeno, que es la proteína encargada del buen estado de las células cutáneas.

En esa línea, que tenga vitamina C es un gran punto a su favor, pues ayuda a reducir el envejecimiento prematuro, acabando con las manchas, suavizando las arrugas y protegiendo la piel de los nocivos rayos del sol. Además, ayuda a potenciar la propia creación de colágeno.

En ese sentido, la mascarilla detoxificante de Nezeni Cosmetics es tu mejor baza, porque aportará el chute necesario de juventud hasta en las pieles más sensibles.

Y para después, nada mejor que la crema Antiage de la marca para conseguir un efecto potenciado.

Dile adiós a las manchas

Aunque en general se trata de un problema que aparece como consecuencia del fotoenvejecimiento, existen mascarillas específicas para combatir la aparición de manchas. Por eso, puedes buscar aquellos productos que unifiquen el tono de la piel.

Una alternativa es acudir al efecto peeling, para darle un tono renovado a tu dermis y que luzca como nueva.

Tirantez o rojeces

Estos dos elementos son señal de que algo no va bien en tu dermis. Seguramente se deba a problemas de falta de hidratación que pueden estar relacionados con los cambios bruscos del clima o con problemas de alergia.

Para combatirlos, debes acudir a las mascarillas calmantes e hidratantes. Con ellas reducirás las rojeces y reducirás las molestias asociadas al picor.

En esa línea, el aloe vera o la caléndula proporcionan una agradable sensación a la vez que reducen los signos del cansancio cutáneo.

Problemas de acné

Si tienes exceso de sebo, es normal que te preocupe utilizar productos que ayuden a contribuir al aumento de grasa en tu piel.

Pero no te preocupes, pues las mascarillas purificantes están pensadas especialmente para acabar con el acné.

También te puede venir una limpieza profunda para acabar con la suciedad y la acumulación de células muertas.

De igual manera, el carbón activo te permitirá absorber las impurezas y ponerte en manos de la arcilla blanca seguro que ayuda.