Cara

Los mejores desmaquillantes faciales

Ahora que entramos en otoño, he vuelto a maquillarme sin miedo de que se me derrita todo, echando a perder mi esfuerzo. Para que mi rostro luego no sufra, he buscado los mejores desmaquillantes faciales, que son los que vamos a ver a continuación.

Mi objetivo es convencerte de lo importante que resulta dejar la cara limpia al final del día, para que pueda oxigenarse y la suciedad no se siga acumulando. Así, lograrás que se mantenga más sana y que luzca tan bonita.

Además, no hay excusas, porque solo necesitas un buen producto, un disco de algodón o similar y un máximo de cinco minutos al día. Con darle suaves toquecitos en el cutis haciendo énfasis en las áreas más maquilladas, será suficiente.

Una vez hechas las aclaraciones, comenzamos con la selección de los 5 mejores cosméticos para este propósito. He intentado que haya variedad, para que encuentres algo que se adapte a tus necesidades y preferencias, por lo que vamos a ponernos manos a la obra.

El acierto seguro: el agua micelar de Nezeni Cosmetics

Comenzamos fuerte, porque este es mi producto favorito. ¿Los motivos? Que su cuidada formulación natural mima mi rostro con cariño, sin llegar a hacerle daño ni añadir grasa. Además, por supuesto, de que retira el maquillaje con mucha eficacia.

Si te preocupan los ingredientes, no hay nada que temer. Los compuestos son de calidad y entre ellos no hay ni rastro de parabenos, sustancias nocivas o elementos irritantes. Es decir, que aunque tengas dermatitis, no corres peligro.

Lo que sí encontrarás es un elevado contenido de micelas, las partículas que se ocupan de acabar con el maquillaje. Ellas eliminan la suciedad con profundidad y sin llegar a irritar o generar  rojeces.

A su vez, te aporta una dosis de nutrición y te ayuda a recuperar la elasticidad perdida, gracias a que cuenta con ingredientes tan humectantes como son la glicerina y el aloe vera. Por último, la combinación de manzana, jengibre y avena añaden suavidad y una estupenda sensación de confort.

Esto se traduce en resultados inmediatos. El más obvio, el hecho de dejar el rostro limpio y reluciente. Después, mejora el estado de los tejidos cutáneos, ayuda a tensar el cutis, previene la aparición de arrugas y evita que salga acné.

Hay que destacar que su textura es muy agradable y que el envase airless, bajo su apariencia sencilla, es muy higiénico, además de práctico. Encima, por algo menos de 20€ te haces con 150 ml de un producto estupendo que dura mucho más de lo que pensaba.

Sus puntos fuertes y débiles

Una vez repasadas las características principales, vamos a lo importante: cuáles son las cosas que más y menos me han gustado del agua micelar de Nezeni Cosmetics.

De entrada, me encanta lo agradable que resulta de aplicar. Su textura suave y ligera es cómoda de extender, y se absorbe tan rápido que no deja una sensación pegajosa después, lo cual agradezco. Tampoco quedan brillos, ni siquiera en las zonas con más sebo.

Aunque lo mejor es que consigue eliminar con completa eficacia el maquillaje, incluso aquel más persistente, intenso o lleno de brillos. Pero no solo eso, porque más allá de limpiar el cutis, mantiene el nivel de nutrición, libera los poros y reduce las señales de la edad y los granitos.

Como consecuencia, el rostro queda suave, unificado y luminoso desde los primeros usos, al mismo tiempo que con una agradable sensación de frescor que es súper agradable.

En cuanto a la conservación, dura muchísimo, hasta seis meses si está sin abrir, de modo que podrás guardarlo sin miedo a que te caduque durante los meses que te durará el cosmético. Por todo esto, sin ninguna duda lo recomiendo.

Limpiador facial Paula’s Choice Skin Balancing

Con un packaging muy peculiar, esta marca es fácilmente reconocible, pero si se ha sabido ganar tantos corazones no es tanto por su apariencia como por los resultados. Esto último es lo que me ha animado a incluirlo en este listado.

Se trata de un cosmético diseñado para quienes tienen pieles grasas o mixtas, como es mi caso, pues desde hace unos meses tengo un exceso de acné. Es decir, que no es adecuada para quienes tienen problemas de sensibilidad.

Por todo ello, tiene la capacidad de acabar con el sebo y los residuos con facilidad mediante una fórmula a base de glicerina, capaz de nutrir suavemente la piel, repararla y mantener un aspecto saludable al mismo tiempo que libera los poros y previene los brillos.

A su vez, su contenido en aloe consigue refrescar el rostro, reducir la irritación y el enrojecimiento y aportar grandes ventajas antioxidantes. Gracias a esta combinación, se mantiene una suave nutrición, se acaba con los residuos y se mejora la textura de los poros dilatados.

Lo que no encontrarás son fragancias añadidas o compuestos testados en animales, por lo que si eres vegetariana o tiquismiquis con los olores, su formulación seguro que te convence.

Aunque claro, esto hace que su precio sea un poquito elevado, de 36€. Es verdad que a cambio obtenemos 473 ml, una cantidad nada desdeñable, pero entiendo que hay  que mirar por el bolsillo antes de tomar una decisión.

Sus puntos fuertes y débiles

Un factor muy diferenciador es que es un limpiador espumoso, por lo que su textura es muy original y eso me ha hecho disfrutar mucho del proceso, ya que es curioso sentir ese tacto sobre la piel cuando estás intentando limpiarla.

No me parece tan cómodo como el clásico limpiador líquido, pero desde luego merece la pena probarlo. Aunque no olvides que tendrás que aclararlo después, porque de otro modo se te quedará el cutis un poco pringoso y no te limpiará todo bien.

En ese sentido, reconozco que no acaba con el maquillaje más denso u oscuro con tanta eficacia como me hubiese gustado, hasta el punto de que a veces tendrás que recurrir a una toallita o a frotar mucho en las zonas que están más recargadas.

La verdad es que el diseño de Paula’s Choice me ha gustado desde siempre, porque es sencillo, personal y práctico, aunque muy aparatoso. Su dispensador no es el más cómodo del mundo, porque creo que extrae una cantidad muy grande, pero por lo demás es estupendo.

Desmaquillante facial Elizabeth Arden All Gone

Debo reconocer que no tenía este producto en mi radar, pero me llamó la atención lo suficiente como para darle una oportunidad, porque promete ser capaz de eliminar hasta aquel maquillaje resistente al agua.

A pesar de todo, la fórmula es bastante suave, de modo que no es agresivo con las dermis más sensibles, ni siquiera en los labios, que es una de las áreas en las que se puede utilizar, pues es un producto pensado para desmaquillar esa zona y los ojos.

Por otro lado, no hay mucho que destacar en su composición, porque es muy sencilla, hasta un poco simple incluso. Como suele ser habitual, la glicerina no puede faltar, porque es un excelente humectante, pero no encontrarás nada llamativo ni con sorprendentes propiedades.

Si hablamos de su packaging, es bastante clásico y siento que intenta aparentar una sensación de lujo, aunque bajo mi punto de vista no lo consigue, pues se queda a medio camino. Lo peor es que el envase es transparente, y eso dificulta el método de conservación.

Este producto tiene un precio bastante correcto, de unos 24€, aunque es verdad que a cambio vienen solo unos 100 ml que se agotan antes de que te des cuenta.

Sus puntos fuertes y débiles

Lo primero que me sorprendió es que podía eliminar hasta aquel rímel más intenso y oscuro, pero claro, para conseguirlo es necesario frotar un poquito y en algunos casos estar un ratito largo desmaquillando. Por tanto, creo que esto hace que no sea adecuado para las más impacientes.

Fíjate bien en las instrucciones del cosmético, porque yo fui con mucho ímpetu y se me pasó leer que en este caso es necesario el aclarado con agua. Te animo a que no cometas mi error y que no te olvides de seguir el método de empleo tal y como recomienda la marca.

Quitando esto, su textura es muy acuosa, así que ten cuidado de no echar muchas gotas como para empapar el algodón demasiado, porque esto es contraproducente. Por desgracia, su dispensador no te pondrá las cosas muy fáciles en este sentido.

Por lo demás, su uso me resulta agradable y no tengo muchas pegas con los resultados. Estaba buscando un desmaquillante y en ese sentido funciona, aunque no consiga nada más. Eso sí, ten cuidado si tienes dermatitis.

El agua micelar desmaquillante e hidratante Eau Micellaire Skin Drink de Givenchy

A continuación nos topamos con otra agua micelar, esta vez de otra marca muy conocida. Reconozco que la estuve usando durante mucho tiempo, aunque últimamente se me ha quedado un poco desfasada. A pesar de todo, siento que sigue teniendo muchas cosas interesantes.

Su clave reside en que limpia con mucha eficacia al instante, porque actúa en cuestión de segundos y sus efectos se notan desde el primer momento. De esta forma, deja el cutis libre de imperfecciones, pulido y revitalizado.

La razón es que cuenta con una interesante tecnología que permite acabar con todas las partículas de suciedad, lo cual, por supuesto, incluye los restos de maquillaje de cualquier tipo y procedencia.

En su formulación también encontramos elementos nutritivos como el ácido hialurónico, capaz de aportar una dosis de nutrición, que ayuda a ganar firmeza y elasticidad, lo que a su vez previene que aparezcan más señales de la edad.

Por último, el té blanco aporta una interesante sensación de calma, que reduce las molestias que podamos sentir y ayuda a que la piel descanse. Esto hace que el cosmético sea adecuado para quienes tienen problemas de sensibilidad, heridas o áreas dañadas.

Dicho esto, su diseño es sencillo, pero fácil de transportar. El problema es que al ser un envase transparente, hay que guardarlo con cuidado para que no se dañe el contenido, así que ese punto no me termina de convencer.

En relación a su relación cantidad/precio, es de 30€ por 200 ml, por lo que no me parece que esté demasiado mal, aunque esto dependerá de los resultados que te ofrezca, como vamos a ver.

Sus puntos fuertes y débiles

En este caso, me gusta mucho su textura ligera, aunque resulta un poco incómoda a la hora de utilizarlo porque es demasiado líquida y tienes que ir con cuidado para no mancharte y para que luego no se te quede la cara un ratito brillante.

Eso sí, se asimila en cuestión de segundos, así que en ese sentido estoy contenta. Otro aspecto que me gustaría destacar es que es cierto que los resultados se notan en poco tiempo, porque en pocos días se nota la cara más suave y bonita.

Una cosa que tengo que advertir es que no es tan potente como otras versiones a la hora de acabar con los restos de maquillaje más intenso ni de conseguir grandes cambios en tu cutis en cuanto al acné o las arrugas se refiere. Pero bueno, su objetivo lo consigue.

Tampoco resulta especialmente refrescante, pero sí es cierto que calma las molestias y que es apto para todo tipo de pieles, porque ni daña ni aporta especialmente grasa. Sabiendo todo esto, depende de ti valorar si te merece la pena hacer la inversión.

Limpiador facial ecológico de Gaya Cosmetics

Llegamos a la última recomendación, una leche hidratante que limpia al mismo tiempo que hidrata y refresca, capaz de remover con eficacia el maquillaje, las impurezas y todas aquellas partículas de suciedad que acumulamos a lo largo del día.

Entre sus compuestos encontramos aceite de almendra dulce y aguacate, que aportan una buena dosis de nutrición, mientras que las vitaminas B5 y E ayudan a hacer frente a los radicales libres, por lo que su uso es muy seguro, a pesar de que su contenido de fragancia puede ser algo irritante.

Más allá de esto, es en general adecuado para casi todo tipo de dermis, porque aporta una suave nutrición, no deja ningún tipo de resto graso y no tiene ningún químico agresivo o elemento irritante entre sus ingredientes.

También es adecuado para las personas veganas, porque el producto tiene el reconocimiento de que ni tiene ingredientes de origen animal ni ha sido testado en ellos, así que este es otro punto a su favor.

Su packaging apuesta por un blanco muy limpio con tintes dorados, un clásico que nunca falla. Pero lo mejor es que el envase es opaco y que tiene un dispensador bastante cómodo. También el hecho de que sus 250 ml cuesten unos 20€, una cantidad que no está nada mal.

Sus puntos fuertes y débiles

Aquí tenemos un producto con una textura más densa, pero sin llegar a resultar pesada o grasienta. Al contrario, porque hidrata a la vez que limpia con mucha suavidad y, en general, me gusta cómo me deja la piel.

Una cosa que debo decir que no soporto es el olor. No es que sea demasiado intenso o duradero, pero personalmente me resulta desagradable, así que ten cuidado si eres muy sensible con las fragancias.

Respecto a la misión principal por la que está aquí, es cierto que es capaz de retirar muy bien el maquillaje, de modo que en esa línea cumple su cometido. Por tanto, si eso es lo que estás buscando, estás en buenas manos.

Conclusiones

Como habrás visto, existe una amplia gama de cosméticos limpiadores en el mercado. Textura, fragancia, nivel de eficacia… ¡hay de todo! Solo tienes que conocer bien el tipo de piel que tienes para encontrar el producto más adecuado para ella.

En caso de duda, siempre te recomiendo el de Nezeni, porque se adapta muy bien a todo el mundo y es muy eficaz, pero échale un vistazo a la lista y piénsatelo bien antes de tomar una decisión, porque cuando hay dinero de por medio, siempre viene bien consultarlo con la almohada.

En cualquier caso, sabrás que estás ante los mejores desmaquillantes faciales y que cualquier alternativa de calidad te ayudará a retirar el exceso después de haber lucido un look precioso a lo largo del día.