Cuerpo

Cómo eliminar celulitis de piernas y glúteos rápidamente:

como eliminar celulitis

Para ayudarte a que te encuentres mejor en tu propia piel y que estas marcas de la dermis no sean un problema, te traigo esta guía con tratamientos, ejercicios y cremas para que sepas cómo eliminar la celulitis de piernas y glúteos. todos queremos que desaparezca rápidamente, por lo que te recomiendo una crema que acelerará el proceso, junto a pequeños trucos y ejercicios que te ayudarán en tu combate por desterrar la celulitis de tus piernas.

Vamos a dividir el artículo en varios apartados, os lo dejo aquí con un enlace directo a cada sección:

¿Es posible quitar la celulitis de las piernas rápidamente?

Si deseamos mejorar el aspecto de nuestro cuerpo, tenemos que dar varios pasos y tener algo de paciencia. En 2-3 semanas puedes comenzar a ver resultados, eliminar por completo la celulitis es complicado y llevará más tiempo. Un poco de paciencia. Os explico qué pasos he seguido yo para lograr buenos resultados de manera rápida. Una vez que vayas mejorando, es cuestión de mantener la rutina adecuada e incorporarla a nuestro día a día.

A continuación os dejo mi plan para reducir lo más rápidamente posible la celulitis siguiendo tres pasos.

Culo y piernas: plan de choque para reducir la celulitis

El tratamiento de choque consiste en 3 pilares:

  1. Crema anticelulítica de calidad:
  2. Ejercicio.
  3. Alimentación sana.

Paso 1: Usar una crema anticelulítica que funcione:

Aquí voy a insistir en que no sirve una crema cualquiera. Hay que usar una buena marca, y por buena no me refiero a que salga anunciada en TV, sino a sea específica para quitar celulitis y que contenga buenos ingredientes. Si usas una crema sencilla de supermercado, no vas a tener los resultados que buscamos.
Crema para piernas y gluteos contra la celulitis
En este tema no me la juego: mi crema favorita es la Anticelulítica de la marca Akento. No es la más barata del mercado pero es la que mejores resultados da. Si de verdad quieres notar una mejora, usa esa crema.
Se aplica dos veces al día en piernas y glúteos (o donde quieras eliminar la celulitis) y desde la segunda semana se empieza a notar una mejoría en la piel. Aunque su verdadera forteleza es cuando la usamos a diario durante varios meses (ahí sí que el resultado es espectacular), a corto plazo también notaremos una reducción (más ligera) de la celulitis.

Paso 2: Ejercicio

Aunque la crema es el principal pilar de nuestro plan, el ejercicio es imprescindible. Si de verdad quieres mejorar, te tienes que mover. Hay una serie de ejercicios específicos para trabajar piel y músculos de nuestro culo y piernas.
Recuerda que el plan de choque consiste en atacar el problema desde varios frentes. Lo primero es comprar la crema (se vende aquí) y comenzar a usarla TODOS los días.
A continuación trabajaremos nuestro cuerpo. ¿Qué ejercicios hacer? No hay grandes secretos: los que fortalecen las zonas donde padeces celulitis. Si vas al gimnasio lo tienes más fácil, sino hay ciertos movimientos que puedes realizar perfectamente en casa. No necesitas pesas ni equipamiento, un chandal y unas garrafas de agua nos servirán perfectamente.
No hay que complicar las cosas, ni existen unos ejercicios mágicos. Se trata de tonificar la zona y ejercitarla para eliminar grasa y mejorar la circulación sanguínea y la musculatura de esa zona. Unos ejercicios básicos de piernas y glúteos nos servirán. Si ya te estas aplicando la crema, aquí tienes un vídeo con una rutina de 15 minutos que te servirá perfectamente.

Los primeros días puedes ejercitarte tal y como explica el vídeo. Mi recomendación es que en cuanto tengas un poco de tono físico añadas unas cintas elásticas para aumentar la resistencia y asñi dar caña al cuerpo más rápido.

Paso 3: Alimentación

El tercer punto, sin ser el más importante, sí que es el más complicado. Aplicarnos la crema y apartar 15 minutos para hacer ejercicio es sencillo porque son cosas que hacemos de forma activa. Sentimos que estamos haciendo algo, trabajando para lograr un objetivo y eso nos hace sentir bien y ser optimistas. Controlar qué comemos es más complicado. Se trata de controlarnos y evitar alimentos que sabemos que no son buenos. Esto es más complicado ya que debemos evitar caer en la tentación, y no vale hacer una excepción para tomarnos ese postre o decir que empezaremos a cuidarnos el próximo lunes.
Al final del artículo hablo más de la alimentación, pero el resumen es el que todos conocemos: evitar alimentos procesados y tratar de reducir al máximo la ingesta de azúcar. No te voy a recomendar una dieta milagro ni un plan concreto. Se trata de comer de forma saludable, alimentos naturales y en la medida de lo posible sin procesar. Insisto, no se trata de evitar tomar un postre, sino de comer sano. No es lo mismo.

Si quieres eliminar la celulitis rápidamente, debes poner en marcha esos 3 pasos cuanto antes. Utilizar a diario la crema anticelulítica, la rutina de ejercicios y dar un giro a nuestra alimentación. Si eres constante verás los primeros resultados en pocas semanas.

A continuación, seguimos hablando de este problema de la piel, qué tipos hay, etc.

Celulitis: a quién afecta y zonas de aparición

En pleno verano el calor asfixiante es de nuevo parte de nuestro día a día, así como los sudores, las duchas frías y, por desgracia, los complejos. Al menos en mi caso, pero seguro que a muchas de vosotras también os sucede.

El hecho de tener que mostrar tanta carne y los cánones de belleza que nos han impuesto hace que nos sintamos inseguras con nuestros cuerpos. Y de esta manera la celulitis se convierte en un mal a combatir.

Lo primero que quiero aclarar antes de comenzar es, por un lado, que la piel de naranja es simplemente una cuestión estética que no suele indicar problemas de salud, por lo que no es grave, es solo que sentimos que no queda bonito, por mucho que sea algo súper frecuente.

Al fin y al cabo, es una afección muy común, ya que alrededor del 85% de las mujeres mayores de 20 años< nos vemos afectadas por ella en algún momento de nuestra vida.

Lo segundo es que no debes sentirte mal ni por tenerla (no hay nada de lo que avergonzarse, de verdad te lo digo) ni por querer acabar con ella, pues ambas cosas me parecen naturales y comprensibles.

Por tanto, en este texto vamos a hacer un repaso por todo lo que tienes que saber acerca de la celulitis, desde qué es exactamente a cómo surge, pasando por qué métodos son los más eficaces para ponerle fin, para que luego tú misma decidas de entre el amplio abanico de posibilidades cuáles quieres probar en función de tus preferencias. Hablaremos de este problema en general, dando especial atención a su cuidado en piernas y glúteos.

Eso sí, ten en mente que ninguno va a hacer milagros y que la herramienta más eficaz que puedes utilizar es la paciencia, pues la celulitis es difícil de tratar y solo con constancia y dedicación conseguirás resultados visibles y, sobre todo, duraderos.

¿Qué es en realidad la celulitis?: Características y etapas

Si queremos descubrir cómo eliminar la celulitis, lo principal es saber antes qué es y por qué se produce, pues solo teniendo esto claro podremos luego decidir qué medidas tomar para que sean más eficaces, atacando así sus puntos débiles y maximizando los resultados.

Entonces, veamos, ¿qué es de verdad la piel de naranja? Nada más y nada menos que una acumulación de grasa bajo la piel, de ahí el aspecto que presenta.

Para decirlo de forma más técnica, es una agrupación subcutánea de nódulos adiposos, que es lo que otorga esa apariencia poco uniforme a la dermis, lo que a su vez da la sensación de que hay dentro de ella pequeños bultitos, que a veces incluso se notan al tacto, dependiendo de la fase en la que esté.

A pesar de lo que pueda parecer, se trata de una alteración de la fibra muscular, que se abulta. Por eso recibe el nombre de piel de naranja, aunque el término correcto de este problema es lipodistrofia ginecoide.

Aunque en un principio se creía que era una afección de la dermis en sí misma, tener en cuenta dónde se produce realmente es lo que nos permitirá aplicar los tratamientos adecuados.

Celulitis: cómo eliminar de forma rápida en piernas y glúteos

Para ello primero debes tener claro si en tu caso se trata de un problema focalizado en uno o varios puntos concretos (siendo los más comunes los glúteos, los muslos, las caderas, los brazos y el pecho) o si se produce de manera más generalizada, apareciendo por gran parte de tu cuerpo. Esto hará que el tratamiento cambie.

Después, valora de qué tipo es. Y para ponértelo más fácil, vamos a ver las distintas etapas que tiene y las maneras en las que se manifiesta, para que no tengas dudas:

  • Etapa inicial. Lo que apreciamos primero son pequeños hoyuelos, casi invisibles, que solo se notan al pellizcar o apretar la piel. Por lo que si al vestirte y subirte los pantalones, por ejemplo, ves que se forman pliegos, toca la zona. Si está algo rugosa, seguramente sea celulitis dando sus primeros pasos. Otros síntomas menos comunes son una sensación de pesadez en esa zona o incluso un ligero hormigueo, aunque no son tan habituales. En estos primeros momentos, lo ideal es tomar todas las precauciones posibles y aplicar algún tratamiento diario.
  • Segunda etapa. Aquí los síntomas han ido más y los desniveles de la dermis se pueden apreciar a simple vista cuando estamos de pie, además de notarse perfectamente al tocarla. En algunos casos la piel comienza a endurecerse mucho, algo que suele ser habitual sobre todo en mujeres deportistas. ¿Qué debes hacer? Apuesta por el ejercicio de manera regular a lo largo de la semana si tienes un ritmo de vida sedentario y en cualquier caso completa tu tratamiento diario con alguno más específico cada tres o cuatro días.
  • Tercera etapa. En el caso de personas que no hagan demasiado deporte, la piel puede quedar blanda y, sobre todo flácida. En esta ocasión, la diferencia fundamental con el punto anterior es que la celulitis se aprecia fácilmente también al estar tumbada. Este detalle indica que ya se ha asentado. Por tanto, a partir de aquí será mucho más difícil acabar con ella y tendremos que extremar las precauciones.
  • Cuarta etapa. Llegados a este punto, la celulitis ya ha dado paso a lo que conocemos como piel de naranja, puesto que la cáscara de esta fruta presenta similitudes con cómo luce nuestra dermis: rugosa, abultada, dura e incluso compacta. Ahora está en su momento más molesto (en casos extremos puede llegar a doler e inflamarse), visible (siendo difícil de ocultar) y complicado de tratar. Afortunadamente, tampoco es imposible, como veremos en los siguientes puntos.

¿Cómo ponerle freno?: Los mejores métodos de prevención

Ya lo hemos visto, pero la celulitis no es algo que salga de un día para otro. Su aparición lleva un proceso y se toma su tiempo. Pues lo mismo va a ocurrir con su tratamiento.

Por eso, no hay mejor remedio que una buena prevención, de manera que es importante que intentes adoptar un ritmo de vida sano y que tengas en mente una serie de pautas que incorpores en tu día a día. Solo si lo haces, lograrás plantarle cara de verdad.

Uno de los problemas principales del tratamiento de la piel de naranja es que surge por diferentes factores. No hay un motivo claro que la desencadene y tampoco es sencillo saber qué factor tiene más peso en casa caso.

Además, hay algunos elementos que influyen en su presencia y que son muy complicados (o imposibles) de controlar, como la herencia genética, los cambios hormonales (especialmente frecuentes durante la adolescencia, el embarazo o la menopausia) y el estrés, pues en este estado mental se libera cortisol, que hace que aumenten los depósitos de grasa del cuerpo.

De todas formas, los cambios que conviene que hagas en tu vida no son especialmente complicados y, sobre todo, son beneficiosos en otros muchos sentidos.

  • Evita el sedentarismo, pues esto, junto a la obesidad, es uno de los factores de riesgo generales (tanto para tu salud en general, como para la de la piel). No siempre es fácil, pero intenta andar a diario, aprovecha a nadar si tienes la oportunidad de ir a la playa o a la piscina y prueba a hacer algún ejercicio (abdominales, sentadillas, levantamiento de pequeñas pesas) en casa, al menos dos veces por semana. Aunque luego profundizaremos más en esto.
  • Lleva una alimentación variada y equilibrada en la que abunden las verduras y los alimentos ricos en potasio (mejora la circulación) y vitaminas, en especial la C y la E, por sus grandes propiedades antioxidantes. En esa línea, evita el abuso de sal -ya que retiene líquidos- y reduce el consumo de café, alcohol y, sobre todo, el de tabaco.
  • Bebe agua con frecuencia, que es vital para que el organismo se mantenga sano, evita las bebidas con gas y sustituyelas con infusiones frías, estando especialmente recomendadas aquellas con té verde o las diuréticas, como la cola de caballo.
  • Otros trucos menos conocidos, pero igualmente interesantes es que te duches con agua fría (una tarea mucho más sencilla y agradable en verano) y que evites las prendas de ropa demasiado ajustadas, pues si te aprietan mucho podría ser perjudicial a corto y largo plazo. Estos dos consejos ayudan a mejorar la circulación, así como el evitar estar demasiado tiempo en la misma postura, sobre todo si estás con las piernas cruzadas.
  • También ayuda cepillar en seco las zonas en las que esté más presente con un cepillo de cerdas naturales o con un guante de lufa en caso de que te estés duchando, pues también mejora la circulación linfática y elimina toxinas, que nunca está de más.
  • También puedes probar la terapia con ventosas.

Cómo ayudar a eliminar la celulitis a medio y largo plazo

Cosmética profesional: tu mayor aliada

crema anticelulitica

Para comenzar, nada mejor que hacerlo por el método más sencillo de usar y que más fácil es que te ofrezca grandes resultados. Y ese no es otro que la cosmética, pero aquella profesional y que ha sido especialmente diseñada para tratar estos problemas.

Te interesa: Las mejores cremas anticelulíticas del mercado

Precisamente por eso, actúan con eficacia en la zona afectada, consiguiendo cambios visibles en un tiempo relativamente corto. Así que vamos a ver los elementos en los que debes fijarte para hacer una buena compra primero y un buen uso después.

Una fórmula natural y con buenos principios activos

No hay nada tan importante a la hora de optar por un producto anticelulítico como la fórmula, pues unos ingredientes eficaces y bien elegidos son los que nos darán -o no- los resultados deseados.

Por eso hay que fijarse bien en qué forma la composición, para también tener en mente si se trata de una crema que solo previene la aparición de piel de naranja o si realmente es eficaz para reducir su presencia.

Tan relevante como los componentes que aparecen es la cantidad en la que lo hacen, así que ten en cuenta que en las etiquetas siempre te pondrán primero los que vayan en proporciones mayores.

Más allá de esto, busca que sean de origen natural y que no contengan compuestos nocivos, como alcoholes, irritantes, parabenos o un exceso de conservantes (pues fomentan que se produzca el perjudicial efecto combinado, que puede ser dañino a largo plazo), sobre todo si tienes alergia o una piel especialmente sensible, pues podrían provocar efectos adversos como rojeces o sarpullidos, sobre todo ahora que el exceso sudor ya hace estragos en la piel.

Una crema que tiene todo esto es el gel anticelulítico de Akento Cosmetics.

Con esto claro, vamos a ver una serie de compuestos que son muy recomendables en determinados casos, para que te resulte más sencillo elegir:

  • Reductores de grasa. El más conocido es la L-carnitina, pues es un reductor natural que destaca por sus grandes propiedades. Del mismo modo, los ingredientes capaces de romper los nódulos adiposos serán muy beneficiosos, como es el caso de las hialuronidasas y de las algas fucus. Además, compuestos como el karkadé evitan que se formen nuevas acumulaciones de células grasas, por lo que también tendrá un efecto preventivo.
  • Activadores del metabolismo. Su acción es complementaria a la anterior, pues estos principios activos evitan que el cuerpo se estanque. Por ejemplo, es el caso del extracto de Coleus forskohlii o el té verde. Aunque, sobre todo, la cafeína te ayudará mucho, pues es el compuesto estrella en estos cosméticos, ya que su acción lipolítica mejora la circulación y rompe las acumulaciones de grasa; es decir, que hace que el organismo se ponga en marcha.
  • Compuestos reafirmantes. En muchos casos, aunque la piel se endurezca, en cierto modo también se queda flácida o caída, así que conviene buscar principios activos que ayuden a devolverle el aspecto terso, como el retinol o la centella asiática o, por supuesto, el ácido hialurónico y el colágeno, que encima nutren a fondo.
  • Activadores de la circulación. Un buen riego sanguíneo en todo el organismo es muy beneficioso por múltiples razones, incluyendo la celulitis, pues evita que se formen esos cúmulos grasos. Por eso, busca cremas que incluyan mentol, aceite esencial de romero o la ya mencionada cafeína.
  • Ingredientes drenantes. Son especialmente útiles si tu celulitis es acuosa (es decir, que está provocada sobre todo por la retención de líquidos), en cuyo caso acude a las fórmulas con plantas como vid, hiedra o cola de caballo.

Cómo debes aplicarla para que sea eficaz

como aplicar crema anticelulitica

Por mucho que hayas dado con la crema ideal para tu caso, de poco te va a servir si no sabes cómo usarla de manera que no pierda eficacia y que puedas aprovechar al máximo todas sus propiedades.

Así que eso es lo que vamos a ver en este apartado, la mejor forma de evitar el desperdicio y de que no te resulte un agobio seguir esta rutina de cuidados. Ya verás como es bastante más fácil de lo que parece.

Antes de nada, ten claro dónde hace falta que te apliques el producto, en qué zonas cuentas con celulitis en cualquiera de su fase. Porque de nada sirve que la eches en un lugar en el que no va a tener ningún efecto.

Con esto en mente, deja bien limpia esa área y, cuando esté seca, comienza a echar la crema, intentando que quede una capa homogénea y que cubras todas las partes afectadas.

Extiendela con los dedos mientras realizas una ligera presión y vas haciendo movimientos como de masaje (según explica este estudio). En concreto, da pequeños pellizcos para que se rompan los nódulos adiposos, así estimulas que el organismo libere la grasa que se ha quedado acumulada bajo la dermis.

Esto es lo que se conoce como la técnica del pinzado-rodado y, para conseguir que funcione mejor, hazlo primero en sentido vertical y luego repite lo mismo en horizontal. Después, realiza el proceso una segunda vez.

Llegados a este punto seguramente te preguntes cuántas veces debes aplicar el producto. La respuesta es sencilla: una al día -en el momento que elijas, aunque yo personalmente recomiendo hacerlo antes de acostarte, para que pueda actuar con eficacia y calma- todos los días, porque solo si lo incluyes en tu rutina diaria conseguirás que los resultados comiencen a notarse y se prolonguen en el tiempo, que al final es lo que buscamos.

Si quieres potenciar todavía más los efectos, usa un exfoliante corporal una vez por semana (así se van renovando las capas de la piel y la crema podrá actuar con más eficacia) y no te olvides de mantener el cuerpo muy bien hidratado.

Para conseguirlo, puedes apostar de nuevo por productos profesionales especializados o por los remedios caseros que veremos a continuación.

Remedios Do It Yourself

remedios caseros celulitis

La filosofía del DIY (el hazlo tú misma, como sería su traducción) ha ganado cada vez más adeptos en los últimos años, y no es para menos, pues suele ser más ecológica y económica que los tratamientos especializados, y suponen una apuesta por los ingredientes naturales y por el cuidado casero, sin necesidad de moverte de casa.

Por supuesto, dentro de estos remedios homemade existen distintos grados de dificultad. Pero como nadie nace sabiendo y hasta puede ser peligroso ponerse a experimentar con cosas complicadas de entrada, vamos a ver aquellos más sencillos, en los que con unos pocos ingredientes puedes conseguir grandes resultados.

Mi creación favorita es la crema reductora casera a base de partes iguales de aceite de oliva (un poderoso humectante, ideal para pieles secas) y aceite de eucalipto (un antiinflamatorio con propiedades analgésicas), mezcladas con unas gotitas de zumo de limón que acabes de exprimir.

Solo tienes que aplicarla directamente sobre la piel, dando un masaje (con la técnica que he explicado anteriormente) y dejando después tiempo para que el producto se absorba.

Como bien he dicho antes, también es importante mantener la hidratación, para que la piel no se quede flácida y recupere el aspecto terso.

En ese sentido, puedes acudir directamente al aloe vera, extrayendo el gel de sus hojas y echándolo como una loción, aunque tampoco es mala idea mezclar una cucharada de miel con dos o tres de vinagre de manzana, pero eso sí, ten en cuenta que esta segunda alternativa puede escocer si tienes heriditas en la piel.

Tampoco está de más exfoliar el cuerpo una vez a la semana. Para ello, mezcla media taza de café con dos cucharadas pequeñas de azúcar moreno, y bate bien hasta que quede como una pasta más o menos homogénea, que sea suficientemente pastosa como para poder extenderla.

Hazlo y a continuación deja que actúe alrededor de 10 minutos. Cuando pasen, retira los restos con abundante agua templada.

Deporte: los ejercicios top para ponerle freno

Ejercicios para quitar celulitis de piernas y culo

Por último, vamos a hacer énfasis en un punto que hemos mencionado anteriormente: lo vital que es evitar el sedentarismo para conseguir acabar con los cúmulos de grasa.

Sé que puede parecer complicado, sobre todo ahora que el calor nos aplatana, pero de verdad que con dedicarle un ratito a la semana podrás mejorar mucho el estado de tu celulitis y de tu salud en general.

Lo ideal es que hagas algo de ejercicio a diario, aunque sea durante un tiempo breve. Por ejemplo, un paseo por la mañana temprano o por la tarde cuando haya caído el sol te ayudarán a mantenerte activa sin exponerte a los rayos del sol en sus horas más peligrosas.

Si encima haces pequeños sprints o intentas correr, mejor que mejor, aunque tampoco te agobies, ve a tu ritmo y ve aumentando la intensidad con el tiempo.

Otras grandes apuestas son la natación -más asequible en estos meses de calor, donde la piscina y la playa parecen estar más a nuestro alcance- o el ciclismo, con las rutas por parques o incluso por montaña (siempre que vayas con cuidado) siendo buenas opciones, ya que encima te ayudarán a cambiar de aires.

Además de estos ejercicios aeróbicos, conviene que realices algo de deporte de alta intensidad, como carreras intensas de duración breve, boxeo o incluso baile.

También sin salir de tu hogar puedes hacer ejercicios que te ayuden, como las conocidas sentadillas, las flexiones, dar pequeñas zancadas o apostar por las pesas pequeñas, el yoga o el aerobic.

Con que hagas alguna de estas actividades durante media hora, dos o tres días a la semana, será suficiente para mantenerte en activo. ¡Pero no te olvides de beber agua mientras tanto!

No hay remedios milagrosos, así que ármate de paciencia, porque solo con constancia y siguiendo estas pautas lograrás los resultados que buscas.

Apuesta por una buena crema anticelulítica diaria, no te olvides de exfoliarte de vez en cuando, intenta llevar un ritmo de vida sano, no dejes de moverte y, sobre todo, no te sientas culpable por el cuerpo que tienes.

Con todo esto, ya has visto qué es la celulitis y cómo eliminarla de piernas y glúteos, además de evitar que aumente o que vuelva a salir. Ya verás como así en unas semanas comienzas a notar cómo tu piel se alisa, tersa y luce más bonita, y tú te encuentras mucho mejor en tu propia piel.